Nos educaron para trabajar, pero hay una generación que pensamos que el trabajo es aquel en el que un señor poderoso te contrata, te dice lo que tenes que hacer y a fin de mes recibís una paga, que al principio está bien, pero con el pasar del tiempo NUNCA es suficiente. Más si sos de esas personas que «se ponen la camiseta» y trabajan como si esa empresa fuera propia.

Es en ese momento que te empezas a plantear tus ganas de crecer, de SER algo más que un simple empleado y el bichito del emprendedorismo te empieza a picar. No todos tenemos ese interés o esas ganas de tomar riesgos, porque emprender implica eso, TOMAR RIESGOS y saber cómo manejarnos en el caos cotidiano.

Emprender

SER emprendedor no implica necesariamente montar un negocio. Tenemos lo que llamamos el «Espíritu emprendedor» que son esas ganas de mostrarle al resto lo que tenes para ofrecer y que te reconozcan. Hay empresas grandes que valoran esa proactividad y te lo compensan monetariamente, pero son pocas.

SER emprendedor no implica necesariamente montar un negocio. Tenemos lo que llamamos el «Espíritu emprendedor»

Cuando no te encontraste con eso, y tenes ganas de mostrarle a mundo lo que sos y lo que sabes, armar tu negocio es una camino viable.

Ahora, que significa SER emprendedor? y lo pongo en mayúsculas porque no es el simple acto de hacer algo, es generar un estilo de vida, es vivir la experiencia de emprender desde tu propio SER. Si, parece un delirio, pero aquellos que transitamos por este camino lo entendemos a la perfección y si bien hay momentos en los que queremos mandar todo al tacho, tenemos la capacidad de volver a empezar, desenmarañar, ordenar, organizar y hacer foco.

Este es el primer post de una serie que busca acompañarte en ese camino de emprender y lo primero que tenes que preguntarte es ¿Qué necesito para SER emprendedor?

Si sos creativo y continuamente tenes ideas es un buen comienzo, pero la realidad es que las ideas no valen nada, son eso… ideas; para ser emprendedor hay que tomar el riesgo de querer convertirlas en proyectos, y cuando empezas a planificar, le pones tiempo y recursos a esa idea, podemos decir que estas en el primer escalón emprendedor.

Hay una fantasía sobre que el emprendedor exitoso logra sus objetivos y metas en poquísimo tiempo y despega como cohete espacial directo a la estratosfera! WRONG!!! esto no es real, la varita mágica de Harry no toca a todo el mundo, y el resto de los mortales tenemos que construir un camino.

Es decir que una vez que logras proyectar tu idea, con objetivos, metas y recursos empieza la tarea más difícil de todas… TOMAR DECISIONES! Todo desarrollo emprendedor se basa en la toma de decisiones, y es acá que marcas la diferencia. Este es un tema para el próximo post, pero te lo dejo picando para que vayas pensando si tenes la capacidad de hacerlo.

Si llegaste hasta acá es porque estás cansado de esa vida que llevas y necesitas un cambio, emprender puede ser una alternativa, pero necesitas explorar tus habilidades para saber a dónde estás parado. No todos tenemos capacidad para hacer todas las actividades que requiere un emprendimiento y es por es que necesitas conocerte y analizar que tenes y que te falta. Para eso te propongo que hagas un ejercicio muy sencillo que se llama FODA, si no lo conoces te los dejamos en otro post.

Conocerte a vos mismo y reconocer tus debilidades es el primer paso parapensar en ese SER emprendedor del que estamos hablando.

Si te interesa no dejes de leer todo el contenido que estamos generando! Y preguntarte, tengo ganas de vivir de lo que me gusta? si tu respuesta es SI, tenes mucho por aprender!